Porque no olvido a la Filí Melé / De Palés a Silén

THUMBN~1

(Serigrafía de Rafael Trelles)

 

…del trasfondo de un sueño la escapada

Filí Melé. La fluida cabellera

fronda crece, de abejas enjambrada;

el tronco-desnudez cristalizada

es desnudez en luz tan desnudada

que al mirarlo se mira la mirada.[1]

 

Luis Palés Matos

 

ese poeta que te busca en los espejos,

ese hombre que te abraza con las manos destrozadas,

ese enterrador que acaricia tu cuerpo abandonado Filí Melé

torrencialmente eres tú misma, inalterablemente

puente derribado donde cae el amante, de donde cae el otro,

ése que viene de nosotros, como si fuera el conserje de los muertos,

como si fuera el que es, la sombra, el nunca sido,

el ángel podrido que toca a tu puerta con su traje de basura

con su cuerpo de no soy, lloviendo, salpicando con tu vientre tu cadáver,

flamboyán caído de la sangre,

Filí Melé

¡gaviota muerta!

 

Iván Silén

 

 

Estimado profesor:

Le prevengo, ésta será una carta larga. No lleva la “Ardiente paciencia[2] de Skármeta, ni la serenidad que Dietrich Bonhoeffer  logró en sus imperecederas cartas[3], escritas desde su encierro agónico en la prisión militar de Tegel o en el campo de concentración de Flossenburg. Tampoco intenta convencer con la agudeza paulina que exhiben las epístolas novotestamentarias. Acudo al género epistolar cuando el tema es íntimo y estrepitoso. Le hablaré de una mujer indestructible. Nadie se acerca a la Filí Melé y sale ileso, así como nadie que ata su existencia al viaje fugaz de una estrella transita por caminos prefabricados. Ya ve, ni el universal  Palés, ni el intenso Iván Silén lo lograron. Sucumbieron. Para sobrevivir tuvieron que cincelarla en la poesía, sí, en este tipo de poesía que, en el decir del poeta puertorriqueño Alfredo Villanueva Collado, se escribe con cuatro tintas, “sangre, sudor, lágrimas y semen”[4].

¿Será que, como piensan algunos autores consultados, la Melé es una figura mitológica[5], una esquiva, una bruja, una diosa de la vida y de la muerte, una heroína mulata[6], una inerte lata de carne beef[7]? Sospecho que es hechicera. Le cuento mis razones.

 

I-                No hay Filí Melé sin Palés

 

El pasado semestre acudí al curso Máscaras y yolas: La visión del Caribe desde la literatura puertorriqueña, que ofreció la Dra. Rosa Guzmán. Esta mujer, a la que siempre le rutilan los ojos, como si hubiese nacido enamorada, me mostró uno de los muchos rostros de la Filí Melé, el rostro de la amada inalcanzable. Fue a través de su pasión por Palés que me interesé vivamente en nuestro poeta inmenso, como ella acostumbra llamarle. Releí la obra palesiana y me deleité (con el deleite voluptuoso con el que la amada del Cantar de los cantares piensa en su amado) en la imagen mítica y trascendental de la Melé, figura levantada en el andamio poético amoroso de Luis Palés Matos, nuestro poeta de Guayama. Descubrí en la devoción de Palés a este “último amor” [8] la fuerte dimensión metafórica, pero sobre todo, la bella y dolorosa honradez que estos versos al amor postulan.

Pensaba constantemente en la Melé ¿Habrá memorizado los versos? ¿Le habrá contado a alguien su identidad literaria? ¿Cómo será su rostro? ¿Visitará la tumba del poeta? ¿Conservará algún viejo papelito con la firma del insigne?

Decidí contarle mi afición y aflicción a la Dra. Guzmán, pero confieso que sólo logré hacerle una advertencia[9]. Aquí la transcribo.

 

Advertencia:

Si este curso no detiene su influencia en mi vida,

me veré en la cocoroca obligación de escribir el

cuento Sobre la yola en la que iba la Filí Melé

cuando Palés le vio los ojos. Favor de evitar

las provocaciones. ¡Adiój cará! ¿No saben que

puedo “pescar la luna podrida y envenenarles

la noche con su hedionda luz amarilla?”[10]

Mucho cuidado, jummmm,  que le pesco ese

monstruo pálido para que le hechice las mujeres.[11]

Y después hago ñam-ñam…

 

En mis investigaciones sobre la primera Filí Melé, descubrí que, de acuerdo a Arce, Palés conoció a la amada que le inspiró el ciclo en 1949.[12]

 Sobre el origen de este nombre inventado por Palés hay varias teorías. Arce (1972) plantea que el nombre recuerda fónicamente al de Filomena (del griego philomela, de phílos; que ama, y mélos, el canto).[13] Alfredo Villanueva en su artículo Filí Melé, símbolo y mujer en la poesía de Luis Palés Matos e Iván Silén  recuerda el mito:

 

Filí Melé bien puede ser un anagrama de Filomena, lo que nos lleva al mundo de la metamorfosis y la mitología griega… Filomena fue violada por su cuñado, quien la encerró en un castillo y le cortó la lengua para que no revelara el secreto. Ella bordó su historia en un tapiz que envió a su hermana. Ambas mataron al canalla y mientras huían de la justicia, los dioses, compadecidos, las convirtieron en pájaros.[14]

 

Miguel Enguídanos afirma haber oído de boca de Palés su propia interpretación: “Filí por su propia delicadeza; por su sangre mezclada.”[15] Forastieri insiste en que “Filí”, forma masculina del adjetivo philos (querido) y “Melé”, de mélas (adjetivo para lo oscuro, sombrío, luctuoso) completan, sin contradicción, las fuerzas amorosas que inundan al poeta, es decir, el claroscuro del amor y de la muerte.[16]tu llegada, aunque sé que eres perdida…Perdida y ya por siempre conquistada, fiel fugada Filí- Melé abolida.”

No obstante, cabe apuntar a otras connotaciones del nombre. La interpretación de Palés sobre Melé, (del francés melée, por su sangre mezclada) vincula a Filí Melé con la Mulata Antilla, cantada como la sulamita  con versos del Cantar de los cantares. Señala López- Baralt que el mestizaje rítmico de esta mujer oscura  se connota por la repetición del final agudo, tan frecuentado en la poesía del TunTún en imitación de las  invocaciones rituales africanas.[17] Añade que Melé también connota miel, dulzor, sensualidad e invita al lector a fijarse en la frase del poema Puerta al tiempo en tres voces,La fluida cabellera fronda crece, de abejas enjambrada”. Piensa López- Baralt que el adjetivo “fluida” apunta al líquido suave  y espeso de la miel producida por las abejas en el enjambre del panal y proponen una metáfora para el dorado cabello crespo de la amada. La abeja es dorada y produce miel, también dorada. Apoya su interpretación en una referencia intertextual del mismo Palés. Me refiero a los versos de la Plena del menéalo, poema escrito tres años después: “Llama de ron tu melena, babas de miel te acaoban…[18]  

Concuerdo con López-Baralt en que, más allá de cualquier etimología, el prodigio de la metáfora palesiana está en el de provocar otras imágenes poéticas.   

Para muchos críticos, entre ellos, la Dra. Margot Arce de Vázquez[19], el poema Puerta al tiempo en tres voces es el punto de arranque del ciclo de Filí Melé. Las “tres voces” (tres grupos de estrofas) constituyen tres unidades de sentido en torno a la llegada, la huida y la conquista definitiva de Filí Melé por medio de la poesía. El poema termina con un envío a modo de síntesis de los tres momentos del poema.[20] Las partes convencionales de la elegía están presentes en esta pieza poética: la evocación de la belleza de la amada, el cuestionamiento por su destino y la posibilidad de apresarla con la palabra, la lamentación y la consolación filosófica.

El poema prolifera en imágenes relativas a impotencia y frustración, “Yo, evaporado, diluido, roto, abierta red en el sinfín sin fondo…” Arce plantea que Palés ha perdido la fe o se ha desengañado del poder creador del nombre: nombrar las cosas no las convoca en su realidad, como pensaban los antiguos, sino que las destruye.[21]

 En el decir de López-Baralt, se trata de un texto plenamente autorreferencial que, al plantear la imposibilidad de la poesía logra paradójicamente su expresión más cabal. Filí Melé es la amada de carne y hueso y la poesía pretende salvarla del tiempo.

El poema comienza in media res, sin preparación de clase alguna, con una oración que es fragmento de sí misma y que, por lo mismo, comienza con puntos suspensivos y minúscula

“…del trasfondo de un sueño la escapada

Filí Melé. La fluida cabellera

fronda crece, de abejas enjambrada;

el tronco-desnudez cristalizada-

es desnudez en luz tan desnudada

que al mirarlo se mira la mirada.[22]

 

 

Con el adjetivo “escapada” comienzan las imágenes de Filí Melé como un barco, “¿Para qué ribera huye tu blanca vela distendida sobre mares oleados de quimeras?” Luego se desarrolla la metáfora de la mujer–árbol, “Frutos hay, y la vena despertada látele azul y en el azul diluye su pálida tintura derramada.” Fronda, tronco, frutos y rama configuran la analogía arbórea que hace exclamar al poeta “!Qué escondida! ¡Cuán alta!”

Otra interesante relación subyacente entre el poeta y la amada en el poema es la del cazador y la presa. El cazador falla y no puede cobrar la deseada pieza. A lo largo del poema aparecen vocablos que sustentan la analogía: escapa, huye, es perseguida, atrapada, red, galgos… Señala Arce que el poema La caza inútil es una síntesis posterior de Puerta al tiempo en tres voces.   

 

 

 

 

 

 

Iván Silén, es tu hora…

Los poemas de Filí Melé

 

Tal parece que la enigmática Filí Melé tiene grandes poderes, porque este semestre volvió a aparecer en la lista de lecturas de nuestro curso[23].  Iván Silén también la sintió por el cuerpo como una culebra mortecina, aunque, en entrevista concedida a Félix Córdova Iturregui y publicada en su libro, asegura que su Filí Melé no tiene vínculo con Palés, y se sostiene en la interpretación del profesor Juan Duchesne: Palés creó a Filí Melé, mas Iván Silén inventa la historia y la psicología de la mujer más alucinante de la poesía puertorriqueña. [24] Plantea Silén que nunca tuvo el propósito de ripostar a Palés, ni de contestar o competir.

La primera publicación de este poemario ocurrió en 1976. Las dos reseñas publicadas sobre la obra (la de Juan Martínez Capó fue publicada en El mundo, y la segunda, de Santiago Daydi, apareció en la revista Ventana) reconocieron la deuda de Silén con Luis Palés Matos, aunque la interpretaron de forma diferente. Para Martínez Capó, los poemas de Palés fueron el punto de arranque, la provisión del tema. A mi juicio, Santiago Daydi hace mayor justicia a Palés al plantear que hay en los poemas de Silén una alusión consciente a los poemas palesianos, comenzando por la apropiación del nombre.

Aunque López Baralt piensa que Silén ha subvertido el arquetipo de Filí Melé, transformándolo en símbolo político de decadencia y muerte, [25] Félix Córdova Iturregui postula que lo que anima a este bello y complejo libro es el amor a una mujer.[26] El cuerpo de la mujer aparece muerto en el poema, y esto representa para Córdova una visión poderosa e imaginaria que desarrolla y tensa la voz lírica.

En entrevista realizada por Córdova a Iván Silén, poeta puertorriqueño nacido en 1944, y que aparece publicada en esta edición del 2008, Silén confirma la teoría de Córdova:

Filí Melé surgió al azar, porque ella es una historia de la muerte y es una historia del amor. Ella es la verdad de sí misma…Creo que el amor y la muerte son los dos grandes temas de Los poemas de Filí Melé.[27]

Añade que otros temas que habitan el cuerpo del poema son, por ejemplo: los peces bíblicos o sexuales, Dios, el sexo, Jesús, el enano, el pantócrata, la hermafrodita, el anonimato, la vulva, el narrador, el orgasmo, lo amarillo, la epifanía, lo griego, lo judío, el oriente, Buda, Lao Tse, Rumi, el ser y la nada, la angustia, el miedo, la desesperación, la muerte, la madre, los espejos, las alimañas, lo seudónimo, las ratas, los traidores, el laberinto, el Minotauro, el feísmo, el incesto, el suicidio, la locura[28], entre otros.

Esta proliferación de temas en un texto poético de breve extensión, parece apoyar la idea de la escritura automática surrealista que planteara André Breton. Se refería al dictado del pensamiento sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral.[29] Daydi vio en la voz poética a un hablante alucinado que usa imágenes oníricas propias del surrealismo, pero Córdova señala que aunque el texto de Silén ofrece un caótico proceso mental de un individuo, dista de parecerse a la escritura automática debido a la meticulosa conciencia que acompaña el proceso creativo como una parte sustancial de su devenir.

 

Después de leer varias veces los poemas de Palés y Silén a sus respectivas Filí Melé (respeto la insistencia de Silén en la distancia y diferencia en estas obras[30]) propongo unas notas comparativas entre Puerta al tiempo en tres voces (Palés) y Los poemas de Filí Melé (Silén).

 

Tabla comparativa

Puerta al tiempo en tres voces

Luis Palés Matos

Los poemas de Filí Melé

Iván Silén

 

El título de este poema es Puerta al tiempo en tres voces

 

 

El lirismo de Palés es más delicado y tradicional.[31]

 

 

 

 

 

El nombre Filí Melé recuerda fónicamente al de Filomena, el mítico ruiseñor que ama el canto.

 

 

El poeta es el que vive la agonía mortal de la mujer inaprensible, la fugaz, la escapada Filí Melé “Yo, evaporado, diluido, roto… ¿hacia dónde tú, si no hay tiempo para recogerte ni espacio donde puedas contenerte?…de tu pena hasta la mía se tiende un puente de armonioso llanto tan quebradizo y frágil…”

 

 

 

Las imágenes preciosas abundan en los dos poemas. Para el poeta, Filí Melé es el barco que esquiva su amor y su mirada, es el árbol, la inaprehensible ya atrapada, numen y esencia de la muerte, la escondida, la alta…

 

 

 

 

En la frase “ catedral de ceniza, árbol de niebla” de Palés, Arce y López-Baralt ven un elemento de intertextualidad con uno de los poemas sueltos de Lorca “Canción de la muerte pequeña”

Catedral de ceniza

Luz y noche de arena

Una muerte pequeña.

 

 

La amada de Palés alimenta su recuerdo “…y apenas deja de pensarse cobra existencia.” El poeta intenta apresarla con la palabra.

 

El elemento de la distancia entre Palés y Filí Melé lo impone la imposibilidad de ese amor.

 

 

 

Esta Filí Melé es etérea, signo del neo romanticismo de mujer precaria.

 

Palés reconoce, desengañado, la imposibilidad del amor y de la retención de la amada.

 

En la amada de Palés lo insólito no acontece.

 

 

El poeta escribe desde la vejez sedentaria y enfermiza en Puerto Rico

Expresa Silén en su poema “hay una puerta del tiempo a cuatro voces y una ventana que yo abro de tanto ser sepulturero de mi cuerpo…”

 

El lirismo de Silén es áspero y escabroso, duro en el decir del escritor (la lujuria del ser)[32]

 

 

 

 

Silén utiliza el canto como vehículo para la expresión poética. Comienza sus versos con la expresión “vuelvo a cantar la historia de la hermosa”.

 

 

La voz poética es quien sobrevive a la Filí Melé. Ella irrumpe poéticamente muerta, vuelve en los orgasmos de la muerte, La muerte es el gran orgasmo de la vida para Silén “Porque la hermosa está enferma de rebeldías y de amor…porque la amante se ha muerto por la noche, mientras le lavaba el cuerpo con canciones y con flores.”

 

 

Aquí Filí Melé es una puerta por la que sale, una guitarra resucitada, un aerolito, un pedazo de sol, vaso de lluvia, muñeca del grito, bailarina del vidrio, pirata del barco de la noche, arpa de la patria, pájaro del viento, la ausencia y el sitio donde mueren los pájaros, una ciudad, una playa, un cementerio sembrado de lunas, un jardín florido de gritos, una bandera rota, presencia ajena, ombligo de la noche, ruiseñor del miedo, gitana de aceituna y pacholí, pájaro nocturno, puerta de la lluvia, silencio a dos abismos, lluvia fina, puente derribado, gaviota muerta, mujer del pelo podrido, mausoleo antiguo, lata de carne beef, mujer nublada  …

 

 

En Silén podríamos plantear la misma intertextualidad, pues llama a la Melé, cara de neblina, mujer de la neblina antigua.

 

 

 

 

 

La Filí de Silén vive en su memoria, está muerta, pero resucita, nace y corre los cielos, se aleja, el poeta la espera y la sueña.

 

 

El poeta plantea una dimensión de distancia con la amada por razones de desconocimiento “Entra mujer, no te conozco…”

 

En Silén,  Melé es una mujer concreta, mujer y nación, amante que adopta, madre muerta indecorosa, amante viva indecorosa, la destrucción de la cultura colonial, es legión y contradicción, erotismo del espíritu, alma del sexo, el deseo y el temor del poeta, la casa deshecha.[33] Ella es la mujer fundamental de la carne, lo erótico y el hambre.

 

La voz poética afirma que en el amor reside la única oportunidad de volver.

 

Melé es insólita y terriblemente humana, es descomposición del cuerpo muerto.

 

Silén escribe “vagabundeando” en Nueva York, amarrando la experiencia poética a los cantos griegos.[34]

 

Le advertí que sería una carta larga. Pido disculpas si esta misiva lo llevó al sueño.

No puedo despedirme sin decir que éste es uno de los trabajos que más he disfrutado hacer, en particular, el proceso de contrastar dos voces poéticas tan extraordinarias. La poesía de Palés es un torreón de piedra que me enorgullece y emociona, pero los poemas de Silén estremecen y asustan como  piedras de un castillo que comienza a derrumbarse sobre nuestras cabezas. La irreverencia fresca e intencionada de las imágenes de Silén, hacen de esta Filí Melé una diosa, un espectro, un andén al que habré de volver muchas veces.

 

Atentamente

Rubis Camacho


[1] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 625.

[2] Skármeta, Antonio. Ardiente paciencia, Editorial Santiago, Chile, 1998.

[3] Bonhoeffer,Dietrich. Resistencia y sumisión: Cartas de la prisión. ( El libro se extravió, por esta razón no aparece completa la ficha bibliográfica)

[4] Wikipedia.org/wikiAlfredo_Villanueva_Collado.

[5] Lopez de Jesús. Transformations of the mulata heroine. Graduados.uprrp.edu/invention/vol6/transformations.htm -Lopez Baralt identifies how Palés adapts the Orpheus myth in several poems. She also establishes reverberations of Ovid in the poet’ s verses and reads Fili Mele as a Eurydice of sorts, detecting in her traces of Daphne, Galatea and Medusa…

[6] Ibid. Eduardo Forastieri so intuitively expressedmuch earlier, Fili Mele is a mulata heroine

[7] Silén, Iván. Los poemas de Filí Melé. San Juan Puerto Rico, Ediciones Huracán, 2008.  67

 

[8] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 624.

[9] Primer ejercicio de reflexión del curso Máscaras y yolas: Visión del Caribe desde la literatura puertorriqueña. Dra. Rosa Guzmán. Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y del Caribe. 

[10]

Palés Matos, Luis. Tuntún de pasa y grifería. Ed. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. San Juan: Instituto de Cultura Puertorriqueña, 2002. 59.

 

[11] Ibid.

[12] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995.625.

[13] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 626.

[14] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 626.

[15] Ibid. 627.

[16] Ibid. 627

[17] Ibid.

[18] Ibid. 628.

[19] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 625

[20] Ibid.

[21] Ibid. 629.

[22] López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 625.

[23] Silén, Iván. Los poemas de Filí Melé. San Juan Puerto Rico, Ediciones Huracán, 2008.  67

 

 

[24] Ibid. 72

[25]López-Baralt, Mercedes. La poesía de Luis Palés Matos. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico, 1995. 629.

[26]Silén, Iván. Los poemas de Filí Melé. San Juan Puerto Rico, Ediciones Huracán, 2008.9.

[27] Ibid. 70.

[28] Ibid.

[29] Bretón André. Manifestaciones del surrealismo, Madrid, Ediciones Guadarrama, 1969.44.

[30] Silén, Iván. Los poemas de Filí Melé. San Juan Puerto Rico, Ediciones Huracán, 2008. 124.

 

 

 

[31] Silén, Iván. Los poemas de Filí Melé. San Juan Puerto Rico, Ediciones Huracán, 2008. 126.

[32] Ibid.

[33]  Ibid. 106.

[34] Ibid. 71-72.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sobre autores puertorriqueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s