Tranquilo Aarón, Dios también tiene un hijo (por Rubis Camacho)

 

“Pues ahí está tu hermano Aarón…Habla con él y

explícale todo lo que tiene que decir”

Éxodo 4: 14-15

 

“Rey pensativo de los harapos. ¡Oh, caballero de los

 silencios interminables sobre los montes!”

Palés

 guayasamin1

Pintura de Oswaldo Guayasamín

El líder de la Congregación Mita camina apesadumbrado. Anhela un punto más allá del horizonte, un escondite , una peña que lo cubra , un desierto cerca de Beerseba;  inhóspito territorio al que acudió el profeta Elías tras la amenaza de muerte que le lanzó Jezabel.

  ¿Se puede caminar de otro modo cuando se cargan todos los signos de la derrota? ¿Se pueden levantar los hombros después de un cantazo divino? ¿Se puede sonreír cuando los labios babean acíbar? ¿Cuándo pintó Guayasamín sobre su cara? ¿Será que  “Hay golpes en la vida tan fuertes, yo no sé”?

   Aarón enfrenta hoy el momento más aciago de su existencia. Una prueba científica asegura que es el padre biológico de un hombre llamado Samuel Beníquez. Sí, lleva el nombre del profeta a quien su padre Elcaná no cuidó ni vio crecer, pues el niño fue entregado al sacerdote Elí en el santuario de Siló.

Samuel Beníquez alega que instó este pleito porque no desea vivir en la mentira. Si no fuera cierto el planteamiento, al menos, ha dado al líder de la Congregación Mita  y a sus seguidores la oportunidad de vivir y crecer  con la verdad, aunque  el bocado sea amargo. Lo canta Serrat: “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”.

 Ahora bien, no pensemos que es fácil levantar un negocio próspero o un imperio económico; mucho menos una comunidad religiosa con un gran nombre, aunque muchas veces se trate de lo mismo. No son cosas de suerte. Aparte de ¿iluminación? se requiere esfuerzo, disciplina, trabajo en equipo, ágil administración del presupuesto, austeridad en las etapas iniciales, adiestramientos, evaluación de procesos y resultados, y por supuesto, visión. En esto fue probado Aarón, no hay duda.

Hace unos días, la Congregación Mita ofreció un extenso, detallado y estratégico documental sobre  la obra de su líder. Efectivo, muy efectivo. Lo mostró como un ser afable, amoroso, prudente y justo, con vocación por los humildes y llamado por el Altísimo. Todos rasgos loables. Algunos ex gobernadores aparecieron complacidos en su compañía.  Sus seguidores piensan que en él habita la plenitud de la deidad. ¿Será por eso que sus adeptos no pueden aceptar a un dios fracturado y roído? ¿Será por eso que la afirmación de la paternidad de Aarón se convierte en tragedia?

            Sospecho que el asunto tiene que ver con la declaración maligna, diabólica y morbosa de la sierpe en el paraíso  “Serán como Dios”. Me estremece escuchar a la Congregación Mita exclamar ¡Gloria a Aarón! ¿No les parece demasiado peso en la espalda de un mortal? Tal vez Aarón lo creyó çalladamente”, lo actuó “profundamente”, lo enseñó “serenamente” (para usar los adverbios de Palés en Rabi Jeschona de Nazareth). Tal vez libó del placer y el poderío. Quizás se engolosinó como Lucifer. Posiblemente no es inocente, ingenuo, puro, ni paciente, pero humano es, sí, muy humano, tan humano como su tragedia. “Soy hombre, nada humano me es ajeno” (Terencio).

            ¡Cuánto bien le haría volverse a llamar Teófilo! ¡Cuánto bien le haría regresar a su estado de hombre y leer los versos de Luis Francisco del Pilar “Tú fuiste como yo, Jesús. Anduviste turbado en la vacilación, el sí y el no. Lo sé pues lo leí en tu mirar de hombre…” ¡Cuánto bien le haría al líder de la Congregación afirmar de una vez esta cuestionada paternidad, aceptar las fragilidades y maravillas de los imperfectos humanos “Porque en tu debilidad mi poder se perfecciona”, trazar nuevas rutas de reconciliación con un hijo que espera, perdonar y perdonarse, celebrar la vida, en este caso la del hijo de Aarón , y en él la vida de todos nuestros hijos¡

            ¿Qué pecado puede haber en tener un hijo?   Tranquilo Aarón, Dios también tiene uno.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Leer para vivir

6 Respuestas a “Tranquilo Aarón, Dios también tiene un hijo (por Rubis Camacho)

  1. Tal vez, la luz que llevan estas palabras es lo que Aarón y muchos más necesitan para soltarse del poder y del miedo a sentirse simplemente humanos.

  2. DOLABELLA

    Hermosa reflexión.

  3. Vilma Rodriguez

    Excelente!

    Sent from my iPhone

  4. Melvin

    Excelente Rubis!

  5. Margarita Iguina

    Leerte,Rubis , es descorrer un velo para enfrentarte a la verdad.
    Te felicito,
    Margó

  6. Muy conciliadora reflexión; somos muchos los que te la agradecemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s