Archivo mensual: junio 2013

Pan del cielo /Fragmento/ Cuentos traidores de Rubis Camacho

513985-un-banco-y-un-arbol-en-un-parque-publico

Una noche, después de leer ¿Qué me quieres, amor?, me aventuré a dejarle una nota. Escribí diesiocho mensajes confusos. Me decidí por el número doce, unos versos de Sabines: “Digo que no puede decirse el amor. El amor se come como un pan, se muerde como un labio”. Colgué la nota anónima en la rama que da sombra a la banca y volví al apartamento con el espíritu salado de la zozobra. Esperar es como agonizar. Me comí las uñas, tomé siete tazas de café (negro porque la leche me provoca náuseas), conté los autos desde la ventana, me descubrí lunares, le saqué los hilos sueltos al abrigo, tosí, intenté canturrear, repasé ¿Qué me quieres, amor?

Al día siguiente otra nota colgaba de la rama: “Boca mía, no digas más que la paz”. La leí cientos de veces…¿Solo eso? Seguramente me escribió en clave. Por supuesto, era un juego. Detesté la parquedad. Colgué de la rama un segundo mensaje. Fui más audaz: “Te quiero desde el poste de la esquina, desde la alfombra de ese cuarto a solas“.

Pasadas unas horas revisé todo el árbol, rama por rama, hasta el nido de gorriones con los huevos podridos, pero no hubo respuesta. Me alcanzó la madrugada con los ojos fijos en la farola herrumbrosa de la calle…

( Fragmento/ Pan del cielo / Cuentos Traidores/ de Rubis Camacho)

1 comentario

Archivado bajo Fragmentos, Sobre Cuentos Traidores