Archivo mensual: noviembre 2013

Si el llanto fuera lluvia

Libro en la lluvia

Cuando Ángel Felipe supo que después de las lluvias  el río se había metido en la librería del pueblo, corrió hasta sus puertas. El olor a papel mojado se extendía por la calle húmeda y subía por las paredes anegadas de las casas. Cientos de libros a medio secar se acurrucaban en las aceras , en los patios y en las vías del tren. El librero con cara de agobio los acomodaba, como a peces muertos, en cajas de cartón que, por entripadas, se rompían en el aire antes de llegar al basurero.

Ángel Felipe quiso seleccionar algunos, pero la emoción de poder elegir en aquel vasto universo no le cupo en el cuerpo. Le temblaron hasta los huesos. Se inclinó aturdido y agarró el ejemplar más cercano. Lo abrazó hasta que la humedad del libro traspasó la camisa barata. Después lo olió con desesperación de perdiguero. Buscó las páginas. La tinta depredadora hizo el trabajo. Las oraciones aparecieron derrotadas y mustias. Con dificultad desentrañó el título: Las ruinas que se dicen mi casa, de un puertorriqueño llamado Mario R. Cancel.

Sentado bajo el sol indulgente, dejó caer la abundancia de sus lágrimas sobre aquel cuerpo frío.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized