Bajan como estrellas

Llegan emocionados a decirte que leyeron tu cuento “María Antonieta o su cabeza moribunda“. Te piden (con susto) una foto. Te emocionas más que ellos. Recuerdas tus años en la escuela superior Margarita Janer de Guaynabo. Para entonces, la necesidad de escribir era un secreto inconfesable …. Los abrazas con temor . Podrían ser estrellas fugaces, redentoras, de las que descienden a iluminar la tarde. Les preguntas cómo llegaron al cuento. La profesora Mary Ely Marrero-Pérez lo asignó en el curso de español, te dicen.
Les prometes un ejemplar de Cuentos Traidores. Aplauden. Te miras en sus ojos diáfanos. Se despiden. Regresas a la 
casa tarareando la manoseada 10917855_10202066828551630_1084267663643079026_n

canción ganadora del OTI ” sólo habrá una lumbre, y ésa será el amor para empezar …”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Bajan como estrellas

  1. Miriam garcia

    LA EMPUJO A LA VIDA A esta nueva abuela laasaltan sueños de estrellas fugacesUna, concibió y la parió.Pasó tiempo.Esta estrella de alas pequeñas ledijo, sin decirlo: quiero volar.Y cada vez que podía, a escondidas,fugada, asustada, intentaba volar.Restañaba heridas, limpiaba sus alas.Todo volvía a la normalidad.Levantaba sus ojos al Sin Fin.Sus pequeñas alas vibraban emocionadas.Muy débiles, muy frágiles,Pensaba su madre, la Estrella Mayor.En renovado intento para descubrirUniversosuna gota de agua del Mar de la Serenidaden su vientre aloja.Es que hacen falta estrellasQue al cruzar horizontesa quienes las miran les hagan soñar.La Estrella Mayor piensa:Se despeñará. La perderé.Corre a esperarla en el desfiladero.Desde arriba, agitando sus alas,su estrella, con el vientre henchidole grita:¡Sube, úngeme las alas!¡Sube, quiero decirte que estoy!¡Tuya para siempre!¡El aroma de corozo y manzana rosa,Son mis aromas!¡Sube, te necesito arriba, a mi lado paraapoyarme!¡Sube para que veas cómo me elevo!La estrella Madre, con ojos de humedalsubió la pronunciada cuesta.La estrellita sabía y temía caerNecesitaba hacerlo sola para crecer.Devolvió su abrazo, la dejó acariciar yungir sus alas.La confortó sin recoger su llanto.Le pidió que la empujara al vacío.Que la empujara a la vida.     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s